Lideramos la gestión de la sustentabilidad vitivinícola nacional

Bodegas de Argentina, la cámara de la industria del vino de nuestro país, lleva el estandarte de la sustentabilidad vitivinícola nacional, a través de su Comisión de Sustentabilidad creada en el año 2010.



Antecedentes

Esta comisión, en conjunto con otras instituciones, viene desarrollando programas y promoviendo acciones concretas con bodegas de todo el país.

Este núcleo de trabajo surge de la necesidad de dar atención al planeta, los mercados, los consumidores, que requieren en forma creciente poner en marcha prácticas sustentables de producción.

Uno de los logros más significativos ha sido el desarrollo y la implementación del Protocolo de Autoevaluación de Sustentabilidad Vitivinícola, que es certificable y que fue desarrollado en el año 2011 con la colaboración del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV), el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Cuyo.


Alcance

Este protocolo es de alcance nacional, puede ser certificado por bodegas socias y no socias de Bodegas de Argentina, y ha sido reconocido internacionalmente por el monopolio finlandés “Ako” Ver más el monopolio noruego “Voinmonopolet”, y exigido por el monopolio sueco “Systemolget”  para exportar a Suecia.  

Este documento aborda todos los aspectos referidos a la sustentabilidad ambiental, social y económica de la vitivinicultura: viticultura, manejo del suelo, manejo del riego, manejo fitosanitario del viñedo, calidad del vino, manejo y conservación del agroecosistema, uso eficiente de la energía, conservación y calidad de agua en bodega, gestión de materiales, gestión de residuos sólidos, compras con preferencia ambiental, recursos humanos, vecinos y comunidad, y calidad del aire.


Etapas

Las etapas que deben cumplir las bodegas para certificar el Protocolo son: autoevaluación, implementación, auditoría de verificación por parte de empresa autorizada y certificación por parte de Bodegas de Argentina.

En el mismo Protocolo se explica la forma de abordarlo. La recomendación es hacer un autodiagnóstico, por cuenta propia o con apoyo externo. Una vez que se considere que se han alcanzado los requisitos para certificar, se debe elegir una empresa certificadora, entre las que están habilitadas. La recomendación es que elijan una que sea reconocida en los mercados de destino. 

La certificadora realiza una auditoría e informa a Bodegas de Argentina el resultado, quien edita el certificado, que a su vez habilita para el uso del logo, cuyo uso ha sido autorizado por el INV

Hasta el presente se han certificado, 126 unidades (fincas y bodegas), en Mendoza, San Juan, San Rafael, Salta y Río Negro.


Cadena de valor

El Programa Cadena de Valor de Bodegas de Argentina se lanzó en Diciembre 2017 con el objetivo inicial de centralizar las auditorías, reducir los riesgos asociados a la seguridad alimentaria, calidad, legalidad, autenticidad, transparencia comercial y sostenibilidad de toda la cadena de suministros de la industria vitivinícola argentina.

Además se sumó como objetivo promover entre los proveedores la certificación de sistemas de gestión en inocuidad alimentaria avalada por GFSI (BRC, IFS Food, FSSC 22000), gestión ambiental y de responsabilidad social empresaria.

Del programa participan 27 bodegas de Mendoza, San Rafael, San Juan y Neuquen: Bianchi, Bodega Andeluna, Bodega Del Fin del Mundo, Budeguer, Casarena, Chandon, Dante Robino, Domaine Bouquet, Dominio del Plata, Doña Paula, Esmeralda, Fabre, Familia Schroeder, Finca Agostino, Foster Lorca, Grupo Avinea, Grupo Peñaflor, Kaiken, Lagarde, Luigi Bosca, Nieto Senetiner, Norton, Rutini Wines, Salentein, Séptima, Sophenia, Trivento,

Las bodegas aportan 43 auditores.

El Programa alcanza a más de 70 proveedores, 20 de los cuales ya han certificado algún protocolo GFSI y otros se encuentran en el camino de la implementación de algunos de los estándares recomendados.

Se realizaron 18 auditorías en 2018; 20 en 2019; 32 en 2020 y 31 en el 2021 (a pesar de la pandemia). Se implementaros las auditorías virtuales.

Las ventajas de la participación en el Programa son: reducción del costo de auditorías para las bodegas y los proveedores, desarrollo de proveedores con estándares GFSI (bróker, food, packaging, logística), capacitar a auditores y proveedores en los estándares requeridos, mejorar la calidad de insumos.

Invitamos a las bodegas interesadas a incorporarse a participar en el programa. Los requisitos son: designar auditores con conocimientos en seguridad alimentaria, en criterios ambientales y de responsabilidad social, y participar de auditorías.


La Guía

En el año 2018, surgió la oportunidad de elaborar un nuevo protocolo más amplio, que sirviera como guía metodológica no certificable. Es allí cuando a partir de un concurso por intermedio de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable es que se encomendó a Bodegas de Argentina, la redacción de una guía para una producción sustentable del sector vitivinícola, desarrollada con la colaboración de la Facultad de Ciencias Agrarias, el INV, el INTA y el INTI.

La Guía es un documento complementario del Protocolo. Así como este último está concebido para empresas con alto nivel de implementación de sistemas de gestión que exportan a mercados exigentes, la Guía estará dirigida a bodegas y viñedos pequeños o con poca evolución en sus sistemas de gestión para que de esta manera con menor exigencia, puedan acceder a implementar prácticas sustentables.

Se puede acceder a la Guía AQUÍ

Fue publicada en la página web de Naciones Unidas One Planet Network.


Sobre la comisión

La Comisión también se ocupa de otros temas relevantes como huella ambiental, cadena de valor, recursos hídricos, efluentes, energía y responsabilidad social empresaria.

La huella ambiental mide el impacto que genera en el ambiente la elaboración de un producto. Con la participación de bodegas socias y un equipo de expertos, se desarrolla una guía metodológica para el cálculo de huella ambiental aun vino local, de acuerdo con una normativa de la Unión Europea, que podría llegar a ser obligatorio para las exportaciones de vino a ese mercado, transformándose en una traba para-arancelaria. Ver enlace

En este tema se trabaja de manera coordinada con los países que integran el Grupo Mundial de Comercio del Vino.

El Programa de Cadena de Valor integra a bodegas y proveedores y tiene el objetivo de centralizar auditorías a estos últimos e inducirlos a la implementación de sistemas de gestión de inocuidad alimentaria, gestión ambiental, responsabilidad social empresaria, legalidad y autenticidad.

La Comisión de Sustentabilidad también trabaja sobre los recursos hídricos, que tiene que ver con la disponibilidad de agua que se encuentra seriamente amenazada por el cambio climático. Esta tarea se lleva a cabo en estrecha colaboración con el Departamento General de Irrigación y el Instituto Nacional del Agua con quienes se han realizado numerosos cursos sobre eficiencia de riego y preservación del recurso.

Respecto de los efluentes líquidos de las bodegas, se realizó una propuesta al Departamento General de Irrigación para la adecuación de la normativa de efluentes tratados para reuso agrícola, que contribuyó a su modificación.

El INTI, junto con varias bodegas socias, realizó un estudio para el reuso y reducción del volumen de efluentes de alcalinos y desarrolló un procedimiento que se propuso al INV para que lo incorpore en las normativas de Buenas Prácticas de Manufactura.

En materia de Energía, se hicieron numerosos talleres sobre energías renovables, eficiencia energética y compostaje. Asimismo, el INTI realizó varios estudios en bodegas socias.

La tarea que lleva adelante la comisión sobre Responsabilidad Social Empresaria se realiza con la organización “amfori” con quien se trabaja activamente en la normativa (BSCI Business Social Compliance Initiative), que tiene por objeto mejorar las condiciones laborales de las personas en empresas dedicadas a la producción de bienes de consumo.


Protocolo